sábado, 25 de agosto de 2007

ROLLING STONES

Mi descontrol horario me lleva a levantarme los sábados igual de temprano que a diario. Me dirijo al salón, me acomodo en el sofá y leo, o palidezco viendo los noticieros que emiten por televisión.

Tan temprano los presiento, me giro y sé que son ellos, vienen de camino, ahora han llegado. Nos encerramos en el salón para no despertar ni a ella, ni al resto de vecinos que seguro aún descansan. No son salamandras marinas.

De momento reposan sobre mis hombros, sobre mi yelmo, que para tal ocasión me encasqueto como protección. Van y vienen, recorren el comedor, y a veces me acompañan a la cocina, están en cualquier esquina, incluso cuando voy al baño o a la ducha y se colocan sobre la mampara, y desde ahí me vigilan.
Dejan que me seque, que me plante el yelmo de nuevo, y otra vez a dar vueltas a mi alrededor esperando a que les salpique con el agua bendita.

Cantan y gritan, se desgañitan, son mejores que los Rolling Stones, son las sombras de un pasado en el que aún se oye cómo desafina la guitarra del muerto, la guitarra de Brian Jones.

4 comentarios:

Liberalto dijo...

Sr Makiavelo, quiero agradecerle por visitar mi humilde blog.
Creo que fue mal interpretada la noticia que si gana Cristina Kirchner "es por su culpa".
No me refiero a la culpa de ella sino al pueblo argentino
Por culpa del pueblo argentino tendremos que padecer a Cristina
Gracias por visitarme.
En referencia al comentario que dejó en el post ULTIMO MOMENTO
Liberalto
http://liberalto.blogspot.com/

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

¿Vos le hiciste la campaña a Kristina?


Ufff...
El dinero es el dinero.

makiavelojohn dijo...

Liberalto, me hago cargo y estoy contigo.


Ocurrente Folino, me tocó hacer la contracampaña, la no remunerada, la que sale de las entrañas con rabia, con el fin de que todo dios la disfrute y pase un buen rato.

Ríansen por favor. ¡Ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja!

Saludos.

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

Soy más de Beatles que de Rollings.

Cuando estuve en Madrid no te conocía, pero si venís a Buenos Aires (o me enviás un pasaje) prometo que no pasarás sin conocer in person a tu Comandante (de la parte de adelante).