sábado, 1 de marzo de 2008

CON RUMBO FIJO

Hacía rato que anunciaba su deserción, no por cobardía, sino por entelequias mentales. Sentíamos al grupo coherente, aunque algunos parecieran divergentes en esencia: en persona no nos conocíamos; a él, sin embargo, algunos privilegiados sí han llegado a verlo, han recibido su aprobación. Solos desde nuestras habitaciones a través de la pantalla nos conectábamos, como seres de otra galaxia, como marcianos, como gente de un futuro recién vaticinado por Orwell. La mayoría llegamos a observarle en fotografías, las locas lo adoraban: a él, ésas, le martirizaban con recuerdos de otros que relataba en clave de ficción, y cada uno aportaba su experiencia, su buen hacer, su buen pretender, el mejor querer. Nos buscábamos vagando en la oscuridad, dando por hecho que desde otra estancia, otro alma nos asistía, conscientes de lo difíciles que son de transmitir las pajas mentales, aunque casi siempre parecen ser comprendidas por el colectivo errante. Nos obsequió con una nueva foto, la del galán taciturno que desde un local nos contempla como un Humphrey Bogart, o un Marlow incomprendido, que busca la verdad y comparte su caso, investiga y elucubra, y cuando da por resuelto el caso lo expone a examen. Muchos que se saben la lección aprueban con nota alta; otros, otras, patalean inmisericordes con sus diatribas aportando soluciones al caso ya resuelto; él, el inspector, sabe cómo esquivarlos y ríe complacido; muchos, ante su seguridad se asustan, han llegado a discutirle y desafiarle, sin dominar en esencia el arte de la realidad. Los que en el fondo lo entendemos y con él comulgamos nos reímos, porque compartimos el mismo espíritu ¡A la mierda, niñas! -parece querer decir ahora-, que yo tomo las de Villadiego y me voy con viento fresco. Lo hace esperando encontrar paz en otro continente más seguro; apunta a unas islas, tal vez a prueba de especuladores y malandrines, unas islas rodeadas de tiburones: a simple vista parecen seguras, porque los escualos sólo comen carne cruda, no consumen neuronas, y sus dientes que desgarran extremidades están lejos de devorar esencias. ¡Buen viaje amigo! Cuando quieras, regresa que siempre eres bien aclamado y recibido.

26 comentarios:

Carlos Paredes Leví dijo...

Usted e Isabel est�n tomando el mismo f�rmaco ???. qu� bien est�n escribiendo ���
Me quito el sombrero, Maestro.Un saludo.

Carlos Paredes Leví dijo...

Todav�a no me quit� la sonrisa inicial que me provoc� la lectura de su texto....
Saludos, Maestro y gracias.

Ichiara dijo...

Qué sorpresa de nuevo... Makiavelo, me ha sorprendido el texto, coincido con Carlos y creo que me voy a acostar con una sonrisa. Este mundo de conexiones cuasitelepáticas y a veces fallidas (al menos la mía, que se me va la onda en los momentos más inoportunos, la de internet se comprende, la otra me sucede con frecuencia), se está convirtiendo en un viaje muy gratificante. La reflexión es bellísima y está escrita con esa parte de nosotros que nos empeñamos en esconder a los demás.

Carlos, no sé qué tomará Makiavelo, a mí las hierbas me crecen en las macetas y algunas han comenzado a enraizar en mi cabeza. Creo que el fármaco ideal es una mezcla de insatisfacción-ganas-nochespreprimaverales-insomnio y constancia. Todo ello aderezado con una copa de buen vino y unas teclas incitantes y evocadoras.

He dicho

Buenas noches

Carlos Paredes Leví dijo...

Isabel:
Ha dicho y ha dicho bien. Voy a probar, a ver si me pega algo.
Dobles saludos.

Makiavelo dijo...

Carlos, maestro, me alegro de verle bien y de saber que conserva su buen sentido del humor.
Las locas andaban un poco descarriadas en ausencia del guía.

No me gusta el tabaco, ni el humo, las únicas hierbas que tomo son lechugas en las ensaladas y espinacas con garbanzos, sigo la dieta de Popeye.
Suerte con la prueba, el texto ha sido un homenaje merecido.

Saludos.


Isabel, tengo la impresión de que en la red se van formando comunidades de afines , y debemos conservarlas, se me olvidó decirle a Carlos que me pierdo con el té y la hierbabuena en la sopa.

Besos.

Raquel Barbieri dijo...

Makiavelo,

Me encantó tu relato y me dio risa el tema de las locas que adoraban a este hombre (todo lindo mientras él gustara de las locas, porque si no...).

Coincido con Carlos en que tú e Isabel tienen salero para expresarse, para interconectar gente, situaciones, lugares, y pasar de escenas de patetismo a la comicidad, en un abrir y cerrar de ojos... magnífico.


Saludos lluviosos :)

Carlos Paredes Leví dijo...

Makiavelo:
No dej� de re�rme desde que le� eso de: "las locas lo adoraban".

atikus dijo...

Vaya, ya me temia eso de que los escualos les tiraba lo de la comida japo, a mi desde luego me gusta la comida bien cocinada, es que no me va nada el mar!!

Sibyla dijo...

Makiavelo, me gustó eso de "yo tomo las de Villadiego y me voy con viento fresco... y es que Buenos Aires viene de Aires Buenos (o frescos) jajajaja.
Merecido guiño- homenaje a nuestro amigo en común.

Saludos:)

Makiavelo dijo...

Raquel, resultó un misterio el tiempo que el maestro estuvo desaparecido, y eran curiosas las demandas del personal.
Estos hechos me hicieron darle vueltas a la perola y compuse este homenaje, por otra parte tan merecido.

Al blog de Isabel le seguía la pista desde el 2006, de forma anónima, sin pronunciarme, hasta que me subí al carro de proyectosensini y empezé entonces a comentarle.

¿Llueve ahora, no era verano?

Saludos.

Carlos, creo que eres la envídia del barrio, y puede que algún halcón merodee tu habitat, para ejercitar el pico.


Atikus, por circunstancias extras durante un tiempo estuve comiendo pescado crudo, al principio cuesta, pero con el paso de los años de acostumbras. Aquí, en España, el comer pescado crudo no tiene mucho sentido, hay que hervirlo, congelarlo, etc... lo mejor es el cocido madrileño, el gazpacho, la paella ..., y una buena ensalda con lechuga y tomate.


Sibyla, he de confesarte que me engañó como a un chino, pensaba que iba camino de Nueva Zelanda, y resultó ser que Villadiego era Buenos Aires. Matices geográficos.
El guiño de sobras merecido.

Saludos.

Ichiara dijo...

Makiavelo, adoro el té verde con hierbabuena y el café. La sopa así así (soy mafaldera en este asunto). Y me gustó eso de conservar las neuronas conectadas, aunque ud. estuvo en Sevilla y no lo anunció (seguro que no sabía que sé preparar el suchi como Haruko Yamamoto -que no sé quien puñetas es-, y unos canelones a la boloñesa que riete de la madre del Corleone).

Raquel, vivo dos vidas, la real que anda por ahí a unas horas determinadas y la otra, la buena, que es la que fluye en mi cabeza. A veces me cuesta diferenciar una de la otra (dí al Prepu si hay solución), pero un sentido del humor heredado de no sé qué antepasado (busco y rebusco y no lo encuentro -otra tarea para el enhiesto-) me hace conciliar este trasunto.

Entre nosotras: imagino la reunión en Buenos Aires ¡Qué gustazo!

Besos y besos y besos

Leví, pruebe, y pruebe lejos de aquí, donde habita el futuro.

Carlos Paredes Leví dijo...

Isabel:
a ver si puedo probar, y no descubro que mi futuro me lo dej� en el pasado....
Saludos....

Makiavelo:
Me encantar�a viajar a Nueva Zelanda pero, de momento,tengo otras prioridades.

Carlos Paredes Leví dijo...

Ah, me olvidaba comentarles que viví, con otras dos personas elegidas, el lujo de escuchar a Raquel cantando....

Raquel Barbieri dijo...

Gracias, Carlos por haberlo mencionado... Me emocioné:)

Makiavelo dijo...

Ichiara, Carlos, Raquel, buenos días nos dé Dios, ya veo teneis marcha para rato.
Carlos fuiste un privilegiado, habría que organizar un cocierto Online para todos.

Saludos.

Ichiara dijo...

Me apunto a lo del concierto online, y no puedo ni imaginar el placer de oir cantar a Raquel.

Desde 2006 Maki? qué valor

Leuma dijo...

Si esa ida de tu amigo a Buenos Aires te ha inspirado estupendo, mis mejores deseos para ambos, :), un beso

Raquel Barbieri dijo...

Makiavelo & Isabel,

En cuanto salga del Paleolítico Superior y tenga material grabado en formato mp3, les enviaré con todo gusto por mail algunas arias y canciones.

Tema climático: Aquí piove a cattinelle de a ratos, y en momentos sale el sol, levantando un vapor. Este fin de verano está muy caribeño por estos lares.

Cariños :)

Makiavelo dijo...

Isabel, habrá que ir ahorrando para el boleto.
El 2006 fue ayer.

Leuma, me alegra saber de tí, hecho en falta tus escritos.
Tu sabes que cualquier frase, o cualquier situación puede provocar una tempestad o inspirarte.
Vuelve pronto, por favor! somos legión esperándote. Besos.

Raquel, la Butterfly me transporta.
sembra increible quale sta piovendo entrambi in estate.
Resulta algo macarrónico, pero mola.
Aquí también está cambiando algo il tempo.

Besos.

Raquel Barbieri dijo...

Signore Makiavelo,

Madama Butterfly è anche una delle opere che mi piaciono più.

No sé si te pasará, pero es la única ópera que pese a haberla escuchado mil veces, y haber trabajado en dos producciones, aún me provoca llanto incesante en ciertas escenas, como la entrada de ella ilusionada por el casamiento, o cuando Sharpless le lee la carta de Pinkerton y saltea las partes duras, sembrando así más y más ilusiones a la pobre... y obviamente, el Harakiri con esa orquestación...

Ni con Bohème me pasa esto, ni con Werther. Butterfly entregó todo a una causa inexistente, es un chivo expiatorio y no obtiene redención alguna.
Es la crudeza y el desgarro.

¿Viste su tumba en Nagasaki?

un beso

PD: Sigue lloviendo en Buenos Aires, y dicen que será hasta el domingo. Yo ya siento que me crecen algas.

Carlos Paredes Leví dijo...

Raquel:
Alguien de all� cuya identidad no le ser� dif�cil de rastrear me dijo: "desde el d�a que te fuiste, no par� de llover". De vez en cuando a uno le dicen cosas hermosas. Y que llueva, que es bueno para el campo.

Saludos a usted y Renata, y a Makiavelo, cuyo espacio acabo de invadir.

Makiavelo dijo...

Raquel, después de la Butterfly está "La casa de té de la luna de agosto" 1956, del melón de Brando y Machiko Kyo.

El cuartel general lo tuve en Tokyo y únicamente visité Kyoto, Yokohama, Hiroshima, y alguna otra que ahora no pongo en pié. No fuí a Nagasaki, porque ya tuve bastante con Hiroshima y su museo de los horrores.

Me alegro por las gotas que siguen callendo ahí, aquí está haciendo ahora bastante frío.

Besos.


Carlos estás en tu casa, hay té en la cocina no te cortes.

Saludos.

Carlos Paredes Leví dijo...

Te??? agghh, yo soy de caf�

Makiavelo dijo...

Carlos, yo de café tomo poco, una vez a la semana y con más leche.
Creo que abuso del té, en ocasiones más de uno al día.

Raquel Barbieri dijo...

Carlos,

Oui, "Depuis que Charles Murs Lévy est parti" el cielo de Bi Ei se ha puesto a llorar, pero coincido en que es bueno para el campo, y hasta para los pobres animalitos que vagan por la calle y necesitan tener de dónde beber agua.

Te mandamos saludos Renata y yo:)

...

Makiavelo John,

¡Me parece sumamente fascinante tu tema con Japón! Cuando me toque otra Butterfly, te voy a hacer muchas preguntas.

No vi la película que mencionaste (otra más en mi lista de espera), pero la voy a alquilar, gracias por el dato... y... hoy llovió, hubo sol, llovió otra vez and so on.

Besos :)

Makiavelo dijo...

Raquel, me imagino que debe ser temprano por allá, yo estoy recogiendo para salir del laboro e irme a casa, acabo de visitar a Carlos y tiene a la jauría bramando.

Cuando te escribía me puse de fondo el youtube con algunas versiones de la Butterfly entre ellas la tan peculiar de Malcolm McLaren. Esta peli es para verla con pañuelo.

Besos y hasta mañana.