jueves, 13 de marzo de 2008

VOTO CON INTERÉS

Era alto, delgado, a todas luces bien parecido, había realizado estudios acumulando una lista interminable de cursos de postgrado y, aunque permanecía centrado en su ilusión, hacía algún tiempo que daba vueltas; pero no por ello se sentía mareado, al contrario, permanecía muy, muy centrado. Su prioridad era como la de tantos otros, sentarse y probar bocado. Ni Santa Inés, ni Santa Teresa, ni el Cristo de Lavapiés... Leer más

12 comentarios:

Carlos Paredes Leví dijo...

Yo siempre lo digo: nuestra primera responsabilidad, es para conmigo mismo....
Me ha hecho re�r, maestro.

Makiavelo dijo...

Carlos, lo que dices me recordó aquello de: cuando aprendas a quererte podrás querer a los demás.

Saludos.

Monica dijo...

Sab�s cuantos nos hemos quedado esperando ???? y cuantas veces ??? y no aprendemos, porque..siempre seguimos esperando...as� es, somos humanos creedores, a veces me gustar�a ser m�s descre�da.
Es m�s, me hubiera gustado reirme como Carlos, pero termin� sumida en una cruel desesperaci�n.
besos

Makiavelo dijo...

Monica, podemos reirnos con las letras, pero el depositar la esperanza en alguien que promete y no cumple es bastante duro.

Aquí hay muchos esperanzados.

Saludos.

Literófilo dijo...

Creo que este cuento puede ir mejilla con mejilla con el tengo en mi blog Makiavelo, un saludo.

Makiavelo dijo...

Literófilo, los protagonistas no son primos pero padecen de incertidumbre crónica y ansiedad. Males que aquejan por igual a los habitantes de cualquier continente.

Saludos.

Ichiara dijo...

Oye Makiavelo, y el tío se lo creyó todo, todito, todo? Mas le vale que se empeñe en lo de la lotería, es más fácil que te toque que el iluminado cumpla.

Fila india, no tendrá también ascendencia sioux?

Un beso

Makiavelo dijo...

Isabel, parece que es paciente y nostágico, además tiene la despensa llena y quiere que lo saquen a hombros.

Saludos.

Sibyla dijo...

Creo que le saldrán canas esperando que ningún iluminado cumpla todas sus promesas...
El asunto es que el ser humano, parece que siempre tiene que apostar por algo o por alguien...
Algo que nunca falla:
"Amarse a uno mismo es una aventura
para toda la vida"

Salud!

Makiavelo dijo...

Sibyla, las canas empezaron a aflorarle, a pesar de ello mientras le queden comestibles en la despensa aguantará.
Difícil tarea la de amarse a uno mismo en estos tiempos.

Saludos.

Raquel Barbieri dijo...

Es muy buena tu alegoría sobre el que espera que sus ilusiones (dependientes de promesas hechas por otros) se cumplan.
Esto sería como un Esperando a Godot makiavélico.
Me hiciste reír, John. Buenísimo:)

Have a nice day!

Makiavelo dijo...

Raquel, me alegra saber de ti.
Has sido muy aguda con lo de Godot y me has traido recuerdos de mi teatral infancia.
A partir de hoy empiezan tres días de recogimiento festivo.

Que tú también tengas a nice day!