viernes, 11 de junio de 2010

FEDERICO VS. BACON

Federico apareció compartiendo trayecto con Kazuhiro. Portugal, quedó atrás y el destino los cruzó. De repente, el teléfono vibró esa mañana, y al descolgar, en un chapurreo de inglés extraño me indicó al otro lado de la línea que acababa de llegar a la ciudad, lo hacía acompañado por su amigo Federico y me urgía para que les buscara alojamiento.

Hace ahora veinte años. Federico era alto y su cuerpo soportaba ochentaytres años. Durante los días que pasó en la ciudad lo acompañamos gustosos, se movía con familiaridad, como si realmente esta no fuera la primera visita. Finalmente localizó la familia con la que se había citado. Dominaba varios idiomas, entre ellos el castellano, sumamente fluido. Durante un almuerzo, nos comentó que había estado trabajando como agregado en el consulado británico en China; lógicamente estaba jubilado. Su madre, invidente para más señas, residía en una casa de acogida en Londres. Había decidió dejar de deambular por el mundo y contemplaba la posibilidad de regresar a Oriente para visitar a uno de sus amigos en Borneo y descansar en Sabah. Siempre me pregunté si no sería un espía retirado. Su recuerdo me provoca nostalgia e incertidumbre, y hace que no me olvide de Bacon.

¿Tanto se le parecía?



7 comentarios:

Isabel chiara dijo...

Qué cosa tenía federico que se te asemejaba a Bacon? su english style? esa vida secreta que ambos reflejaban? No sé por qué pero me resulta familiar federico, tu historia muy sugerente.

Besitos

Isabel Pérez del Pulgar dijo...

Su madre debía ser centenaria....

Un recuerdo flotante

Makiavelo dijo...

Isabel chi, Creo que la edad y su físico, y tal vez ese lado oscuro de la luna. ¿Me pregunto dónde estará?

Besos.


Isabel Pé, Si, la verdad que cuando comentó que su madre aún vivía también lo pensé.
Me hizo cavilar, sola, ciega y en un asilo. En Londres vivía otro hermano del que habló poco o mejor dicho nada.

Besos.

GUIDO FINZI dijo...

A mí me pasó como a Isabel, con eso de los parecidos. De todas maneras, te felicito por el texto; está escrito con maestría y me gustó sobremanera.

Un saludo

Makiavelo dijo...

Guido, ciertos matices los asemejan.

No son precisamente los brochazos.

Saludos.

Marina dijo...

¡¡¡Biennnnnnnnnnnnnnnnnn ya me deja entrar en tu blog!!! ufff que agobio tenía.

Me gusta tu prosa porque las palabras cuentan cosas, situaciones, que provocan sentimientos y despiertan sonrisas en mi cara; sí, me gusta tu prosa.
Un abrazo.

Makiavelo dijo...

Gracias Marina, yo también disfruto con tus textos.

Besos.