sábado, 18 de abril de 2009

VUELA

Arremanga la manga. Súbetela por encima del codo. Estira de la goma y aprieta con fuerza. Un par de chorlitos sobre la vena y aguarda a que se hinche un poco. Con la aguja templada empuja, deja que el rojo se meta en el émbolo, que se contagie el blanco, empuja con fuerza. Apura hasta la última gota; por supuesto deshazte del instrumental, recuerda que es de un solo uso. Cuando te venga cierra los ojos antes de que se desorbiten. Una vuelta de trescientos sesenta grados y comienza a girar. Sube el volumen. Que se queje la vecina; que te echen del bloque; que el sonido te envuelva. No te olvides de dejar la puerta cerrada y la llave puesta por dentro. Impide que te corten el rollo. Brinca, vota sobre el colchón y cuando te sientas pájaro y en las alas luzcas plumas salta por la ventana y vuela, que allí estarán esperándote los otros vainas, los que primero alucinaron y que permanecen perdidos, sólo vivos en el recuerdo de los nostálgicos. Las flores marchitaron, en su lugar afloran cabezas rapadas con pinchos en lugar de pelos. Que no te confundas, has perdido el tren para Gun Hill y la locomotora no va con diesel. Si descarrilas levanta la mano y que el pulgar cumpla su función. Y la otra, que patine en el convento, que yerbas no le faltarán. El de más allá, el de la pajarita, que sigua con sus recados, con su labor de correveidile, que para eso fue acuñado.

¡A viajar!

18 comentarios:

Laluz dijo...

Viaje de ida?
Besos

atikus dijo...

Uy. que post más animado, le falta la música de los clash para darle caña del todo, pero mola, esta bien un poco de caña!!

estoy por raparme el poco pelo que me queda jeje!!

saludos ;)

Carlos Paredes Leví dijo...

A mí, de las drogas, siempre me ha dado miedo la pérdida de control y las ganas de tirarme por la ventana. Si D-os hubiera querido que el hombre volara, nos habría dado alas ¿no?.

Un saludo.

Makiavelo dijo...

Laluz, viajes de esta clase suelen ser de ida, los que vuelven lo hacen malparados.

Besos.



Atikus, los Clash no estaría mal de fondo. De vez en cuando un poco de ruido no viene mal.

Saludos.



Carlos, creo que son una pérdida de tiempo, aunque muchos han picoteado en ellas para poder escribir. No creo que podamos competir con los pájaros, ellos lo hacen de maravilla.

Saludos.

RAQUEL BARBIERI dijo...

Me da tristeza ese viaje vía endovenosa; hay que estar muy desesperado para apretar con la goma el brazo y hacer que el instrumental penetre el cuerpo, y el blanco se mezcle con el rojo para olvidarse de un mundo que aunque cruel, es mejor sobrellevado tomando trenes comunes y teniendo plena conciencia.

Qué duro, Maki.

Besos :)

NoSurrender dijo...

Bueno, yo también he tenido un viaje de drogas estos días pasados: he viajado hasta Biarritz y allí he bebido algunas cervezas...

Ah, y que me apunto a los Clash también!

Salud!

Makiavelo dijo...

Raquel, es duro y triste y más cuando gente que conoces se embarcan y no dan marcha atrás.
En ocasiones he metido en el metro y me he dejado llevar con la ayuda de un buen libro.

Besos.


NoSurrender, Biarritz un buen sitio para tomar cervezas..., en cuanto a los Clash tendremos que organizar un concierto.

Saludos.

Sibyla dijo...

Maki, prefiero viajar con Iberia o Spaner, creo que son viajes más seguros y menos peligrosos!!!

Volare...OhOh!

Besos:)

Makiavelo dijo...

Sibyla, es una sabia elección, y más económica que la de la aguja.

No perjudica la salud.

Besos.

Vill Gates dijo...

Una palabra: Terrible.
Y más también. Una experiencia a la que no es ajena mucha gente que por tanto querer viajar, al fin, solo logra quedarse inmóvil.
Me dió duro desde las primeras palabras.

Ichiara dijo...

Vaya viaje que se pegó el muchacho. Una cosa terrible es tener que pincharse, sufrir para viajar, con lo bien que se va en un tren, por ejemplo, con una buena copa de rioja en una mano y un ejemplar de las cien mil leguas en la otra. Eso sí es un viaje.

Besos

Agustin dijo...

Es un texto exquisitamente diabólico: tientas al lector haciendo que se le antoje algo que no debería antojársele. Ahora entiendo por qué Platón consideraba peligrosos a los poetas.

Pradero dijo...

Convidá, guachín!

Te juro que me da una curiosidad tremenda eso que dicen de escribir ficción en estado estupefacídico.

Igualmente moriré con la duda...
yo veo una aguja y me desmayo.

Abrazo

Makiavelo dijo...

Vill, la experiencia con la aguja es realmente terrible y más cuando ves que es un camino de difícil retorno y en el que se pierde la cordura y la voluntad. Una pena, ver como los que se inician después lo tienen crudo.

saludos.



Isabel, el tuyo si que es un viaje en toda regla con billete de ida y vuelta. !Qué cunda¡

Besos.

Makiavelo dijo...

Agustín, me sentí un poco cura sin "hábito" platicando desde el púlpito.
Platón sabía más de la cuenta.

Saludos.


Pradero, muchos han recurrido a la aguja o a la química para dejarse llevar y luego escribir.
Creo sinceramente que no hace falta.

Saludos.

Isabel Pérez del Pulgar dijo...

Cuando emprenden el viaje , por lo general, creen que ni siquiera lo emprenden y cuando se dan cuenta no tienen retorno.

Maquiavelo, ha sido una sorpresa encontrarme con tu comentario........agradable

Un saludo

mera dijo...

Hasta los güevos de ver mundo sin estar ciego, demasiado viejo para aprender braille. Venta legal, control de calidad, fuera trapicheos y que cada uno se mate como quiera. Lo actual es caro e injusto. El proyecto hombre y el proyecto sensini unidos, no quedarán deprimidos.
Un abrazo.

Makiavelo dijo...

Isabel, este es un viaje en el que no sólo los ingenuos pican.

Me alegro de encontrarte.

Saludos.


Mera, no podemos agachar la cabeza.
Respirar hondo y tirar hacia adelante es la consigna.

Saludos.